Archivos para elecciones

Haciendo de politólogo.

Posted in Cosas serias., Política with tags , , on 29/06/2009 by Matías

Bueno, ayer, como todo el mundo sabe (en Uruguay, claro está) tuvieron lugar las elecciones internas de los partidos, primer paso en el proceso electoral Uruguayo. Los resultados también son conocidos (Frente Amplio: Jose Mujica; Partido Nacional: Luis Alberto Lacalle; Partido Colorado: Pedro Bordaberry; Partido Independiente: Pablo Mieres, sin internas) y previsibles (las encuestas acertaron casi en un 100% , con la excepción de la participación en las internas que fue más baja de lo esperado; cosa que tiene su explicación) Como quien dice, todo bajo control y casi sin sorpresas ¿verdad?

Al menos eso pueden decir los Blancos en especial los de la UNA, cuyo candidato, el ex-presidente Lacalle es el claro ganador de las internas.

El Cuqui pasó, en este último año, de ser un cadáver político a ser el claro líder del Partido Nacional y un posible presidente. En parte se debe a los errores de la oposición que le tocó en suerte (el Dr. Larrañaga podría haber sido la carta más fuerte del Frente Amplio, de haber salido electo); en parte se debe a la peculiar fineza con que condujo la campaña: siempre sonriente, jugando de ganador (cuando en un principio parecía que no iba a ser así), sin entrar -salvo algunas veces- en lo personal y hablando muy poco de su programa al menos que fuera necesario, ateniendose a un par de “talking points” caros a la derecha (estabilidad, seguridad, etc) Mandando a sus esbirros (gente como Nacho [De] Posadas, recordado ministro de economía) a pegar duro y saliendo a tranquilizar el avispero si se golpeaba demasiado duro (o más bien, si el tiro salía por la culata)

También innovando (para Uruguay, cabe aclarar) en el uso de los “nuevos medios” con clips en Internet, páginas de Facebook y demás yerbas, y mostrando un perfil muy descontracturado.

Y como están destancando los medios, la velocidad en que se constituyó la fórmula y el hecho de que la aceptación haya parecido venir de motu proprio de Larrañaga, son otros puntos que se puede anotar Lacalle.

A su ahora compañero de fórmula no le ha ido tan mal, si se quiere. Si bien salió derrotado (y luego de que en un momento pareció que podía ganar) su presencia en la fórmula hace que su sector pueda potencialmente acceder a la inevitable repartija de puestos luego de las elecciones, en caso de que ganen. Además mantiene su caudal de votantes (suponiendo que una mayoría importante lo acompañen igual a pesar de haberse unido a Lacalle)

Creo que el propio Larrañaga se dió cuenta de esto ya hace un mes o más y de ahí el viraje a criticar y pegarle a Mujica en sus discursos y publicidades, desentendiendose de Lacalle, quien estuvo mucho más parco en sus comentarios hacia fuera del partido. Digamos que en parte Larrañaga buscaba posicionarse como el candidato “para ganarle al Frente”, pero también suavizar las cosas de cara a esta posibilidad de integrar una forma.

Una circunstancia que contrasta bastante con lo que pasó en los otros partidos, como se verá.

En todo caso, y para terminar con los blancos, las cosas fueron bastante bien por las tiendas del Honorable Directorio: su participación fue muy buena (aunque las lecturas que se hacen de la misma me parecen super apresuradas), los militantes están muy motivados y ya tienen una fórmula que reune a los dos políticos importantes del partido y puede arrastrar muchos votos detrás de si. A los blancos se los ve unidos y optimistas.

Por el lado de los Colorados, las cosas salieron casi como era de esperarse: Bordaberry fue el claro ganador y creo que nadie puede discutir la justeza de ese triunfo. Sencillamente, en un partido donde las cosas andan muy mal desde hace años, el fue el que llevó la mejor campaña. Sus chances de llegar a la presidencia, por supuesto, no son nada buenas; dejando de lado una sorpresa, o un descalabro de los otros dos candidatos en pugna (y tamaño descalabro tendría que ser) En las internas, los Colorados votaron un poco mejor que en las últimas nacionales, pero es difícil decir que impacto puede tener eso a la hora de definir las elecciones.

Puede llegar a haber algún problema a la hora de definir la fórmula, aunque es de suponer que se la ofrezcan a Amorín que fue el que salió segundo (la única “sorpresa” desde el punto de vista de las encuestas) Igual, dada la diferencia de Pedro con el resto, como que el tipo puede hacer lo que quiera sin preocuparse de perder muchos votos.

Lo que nos lleva por último al partido de gobierno, y la razón por la que estoy haciendo este post: para putear.

Que quede claro, yo voté al Frente, y lo que es más, voté a Mujica. No solo porque me parezca “el menos pior”, sino porque creo que tiene autenticas cualidades que lo harían un buen presidente. Danilo, también tiene buenas cualidades, pero -personalmente- opino que no son las adecuadas ya no para un presidente, sino para un político a secas.

Dejando eso de lado, lo posterior a la elección de ayer me dejó unas cuantas dudas sobre como se va a proceder en lo que quede de la campaña. El resultado en si estuvo dentro de lo esperado: 50 y pico para Mujica, 30 y tantos, casi 40, para Astori y casi un diez por ciento para Marcos Carámbula. Se votó menos de lo que se esperaba, pero eso se puede achacar a la no-obligatoriedad de la elección combinada con la desmovilización de las bases (algo de lo que se podría hablar abundantemente, pero no tengo un whisky a mano y no tengo ganas de ponerme a llorar ahora) O sea, a juzgar solo por el resultado; debería estar contento…

¿Entonces porque carajo todo me da tan mala espina?

¿Será porque un tipo que perdió por más de 10 puntos de diferencia sigue emperrado en condicionar su participación en la fórmula y amenaza con romper el partido si no le hacen el gusto? Con el perdón de los votantes de Danilo (muchos de ellos amigos míos), pero no podés seguir tirando comentarios sobre lo que hay o tiene que dejar de haber en el programa del Frente y condicionando tu participación en una eventual fórmula a que se haga lo que vos decís, luego de haber perdido y por bastante.

¿Será porque a pesar de haber elegido el caballo perdedor, muchas de estas cabecitas fundadoras del Frente van a ser los que cocinen todo, cagandose en los votos de la gente? Porque la verdad, parecería que no hay problema en el Frente que no se arregle exiliando a los Socialistas… Que el partido de Frugoni haya caído tan bajo, que se dedique a ofrecer sus votos y aparato partidario (cuasi estalinista, el mismo) en pro de los que les ofrezcan más, mientras varias de sus figuras se dedican a pasar y generar verguenza por allí a donde vayan (sin mencionar a Tourné, podemos citar a ese modelito de empatía y relaciones públicas que es María Julia Muñoz) da pena. Pero allá ellos.

¿Será porque a pesar de lo expresado por Fernandez Huidobro (en AM Libre, programa de Sonia Breccia, hoy lunes 29) sobre la necesidad de integrar la fórmula lo más pronto posible, el Congreso va a agonizar semanas con el tema? Más allá de que no siempre estoy de acuerdo con el terrorista senador, en este caso tiene la posta: sea Astori, Carambula o quien fuere, la fórmula tiene que estar desde el vamos, sobre todo porque es hora de compatibilizar criterios (hoy un politólogo cuyo nombre no retuve, comentaba que uno de los problemas de comunicación agudos que tiene el FA es que no logra ponerse de acuerdo en como evalúan la gestión de su propio gobierno) de cara a presentar un frente (no pun intended) unido de cara a la campaña que va a ser dura, durisima y muy, muy sucia…

¿Será porque a pesar de que arrancó con muy buen pie -un casi 10 % para un tipo que se presenta por primera vez no está mal- y tiene mucho arrastre en un departamento clave como es Canelones, se está desconociendo a Carambula? Ayer, el discurso de Mujica parecía ser exclusivamente una oda a Astori, como si ayer nomás, Astori no lo hubiera calificado como la “opción que lleva al caos y al fracaso” ¿Y Marcos? ¿Que se vuelva a la Intendencia? Quiero creer a Mujica y al MPP un poco más astutos que eso. Ojo, capaz el puesto de Carambula es la Intendencia de Canelones, pero no cuesta nada cultivar ese contacto un poco, teniendo en cuenta que de algún modo Marcos el candidato fue un invento de Mujica (cuando todavía no se había definido el propio Mujica sobre su candidatura, o eso dice el rumor) Es interesante como ese discurso, de hecho, parecía digitado por la Mesa Política…

De hecho si vamos al caso, lo que me dejó con más mala espina fue el discurso de Mujica, ayer de noche, cuando se conocieron los resultados. Empezando por el público: es cierto, era una mala noche, de un domingo particularmente soso y donde no daba ganas de salir. Pero…¿esta va a ser la capacidad del MPP de movilizar a los militantes? Digamos que cualquier acto de campaña de los chicos (onda las caminatas) reunió al menos unas 1000 personas que vivaron a Mujica. En cambio acá eran pocos y la concurrencia estaba fría…de hecho me juego a que la mayoría venían a ver a Astori que supuestamente iba a encontrarse dentro de la sede del Frente. Astori no estaba pero si estaba toda la plana mayor de su comando….con los periodistas.

En una palabra, se dejó que el bando perdedor copara todos los medios y en un momento se veían más las caras de Lescano, Michellini, Lorenzo, Pintado y gente así que las de Huidobro, Topolansky, Bonomi y los miembros del entorno de Mujica, como hubiera sido lógico. No le estoy echando eso en cara a los Astoristas, cabe aclarar, ellos hicieron lo lógico que fue chupar cámara en pro de sus objetivos. Pero el MPP se durmió, al punto de que no había una gran presencia de los mismos, o así parecía. Mal ahí.

Otra opción hubiera sido un acto multi-corrientes, con los políticos y candidatos de todos los sectores; pero parece que es difícil meter a todos los compañeros juntos en un estrado, hoy en día. Dios mio, la que nos espera…

Pasemos al discurso en si: normalmente, los discursos del Pepe, más allá de ser la sarta del lugares comunes que suelen tener este tipo de discursos, se las arreglan para tener algo del particular estilo que caracteriza a Mujica y que hace que pareciera estar diciendo otras cosas además de las obvias. Este discurso en cambio…, no se como definirlo, pero es como que nos hubiera llegado el Mujica de la realidad alternativa, en donde Astori ganó. Era un discurso cauto, incierto, asustado diría. Lo cierto es que parecía el discurso de alguien derrotado.

O sea, compareselo con el discurso que dió Lacalle en al sede de la UNA, que fue el típico discurso triunfal, falsamente modesto y conciliador dado con la habitual maestría del Cuqui para estas cosas. Lacalle parecía el gato que se comió al canario y con buenos motivos. Mujica en cambio, estuvo re frío, mucho más que lo que hubiera debido…

Si fuera solo un tema de que Mujica sea mal orador no sería nada. Pero el caso es que Mujica a su manera (con esas expresiones camperas que a los doctos les caen mal y toman por “ignorantes”) es un muy buen orador, que sabe decir exactamente lo que quiere (que no es siempre lo que se interpreta desde otras filas) y que sobre todo puede movilizar a la gente. Aquí estaba perdido, robótico y como ya dije, su discurso parecía girar sin mucho rumbo ni idea de adonde ir…

En todo caso, no era el discurso de un tipo que acaba de salir candidato por más del 50 % de los votos, tal y como se había previsto. Capaz era solo cansancio; pero pareció otra cosa. Pareció como si le estuvieran imponiendo un papel. Tal vez esperaba ganar por más votos y poder librarse de la incomodidad de llevar a Astori en la fórmula. Capaz se está dando cuenta de que ahora le va a costar mucho librarse de la cúpula frenteamplista, esa que en el fondo lo odia a muerte, porque a pesar de los 25 años que lleva en el partido, sigue siendo un “recién llegado” (cuando una tipa normalmente ubicada como es Susana Dalmás se pone a imitar lo peor de los discursos de Julio María Sanguinetti, da para preocuparse) Quien sabe.

Lo cierto es que fue una imagen medio loca esa: todos los tipos importantes que acompañaron al perdedor reunidos en la sede cabildeando (cabe aclarar que sus caras no eran de mucha alegría), mientras el pobre viejo, que había ganado, se desgañitaba en la esquina ante un grupito de muertos de frío.

—————

Tal vez como siempre me esté preocupando al pedo; por cierto me ha pasado más de una vez de equivocarme esperando lo peor. Por cierto que las cosas están muy lejos de decidirse y al Frente le espera una campaña muy, muy dura, porque la oposición ve una buena chance de ganar y no va a desaprovecharla. Y yo me temo mucho que, el Frente, a pesar de estar terminando el mandato con un 40-50 % de aprobación para el gobierno (lo que si uno mira los registros es histórico) y un 60 y pico para el presidente; a pesar de haber hecho mucho (aunque no lo suficiente) y a pesar del horror que fue en su momento el gobierno de Lacalle; pueda perder esta elección o ganarla pero por los pelos.

Y en ese caso la culpa va a ser solo del Frente.