Archivo para fun with goblins

Cosas que estoy jugando: Overlord.

Posted in juegos de video. with tags , , on 13/01/2009 by Matías

O mejor titulado “cosas que estaría jugando sino fuera porque a mi puta computadora se le ha dado por dejarme parado” Al parecer mi máquina tiene alguna cosa que hace que cuando arranco a jugar juegos, se corta a la, digamos media hora, o como mucho a la hora. Al principio pensé que era un tema de explote general, pero la computadora anda fenómeno a otros niveles. En cambio cuando engancho alguna aplicación con uso de directX se hace pomada, o sea se apaga de golpe.

Pero dejemos de lado y pasemos a hablar de lo que me interesa, que es el jueguito este, el Overlord para PC.

La idea del juegito en cuestión, publicado por Codemasters, es darle la vuelta un poco a los típicos juegos de temática fantástica, donde una banda de heroes se enfrenta a un Oscuro y Siniestro Señor del Mal. En este juego en cambio, uno es dicho Señor del Mal (“Overlord” es una contracción de “Evil Overlord” que quiere decir algo así) que se acaba de despertar después de que un grupo de aventureros lo derrotara. Con la ayuda de un puñado de fieles lacayos (los minions son unos simpáticos goblins de diversos colores) la idea es reconstruir tu imperio y de paso vengarte de tus antiguos enemigos que, oh ironía, se han vuelto unos villanos ellos mismos.

El jueguito está bastante bien. Solamente bien, no es nuclear, ni uno de esos juegos que uno juega sin parar. La idea es muy divertida, pero se queda medio en los papeles, en el sentido de que -por lo menos hasta donde yo jugué- las opciones para ejercer tu villanía son muy binarias. O uno es un buen samaritano -de armadura pinchuda, pero samaritano al fin- o uno va matando peasants por ahí como uno de esos jugadores de rol re pija que se creen que ser malvado es ir riendose como loco mientras uno patea perritos.

Puede ser que yo haya jugado poco, y después haya chances de hacer villanías como se debe, pero la verdad, falta la parte de Evil en Evil Overlord.

Y también la parte de Overlord, pues el juego se basa en hermosamente diseñados escenarios que uno debe ir recorriendo con sus minions (que tienen pinta de goblins simpaticones) ya sea interactuando y haciendo quests o ya sea matando todo lo que se mueve. Por lo tanto no hay lo que se dice un componente estratégico de macromanagement en este juego. Aclaremos, de por si no hay nada malo en eso, pero como que si a mi me dicen “por fin vas a poder jugar a un autentico Señor del Mal” yo me figuro un juego en el que me paso más tiempo controlando las cosas desde mi torre, tal cuál juego de estrategia en vez de pasarme sembrando el terror entre las ovejas de la campiña…

Hablando de ovejas, el principal recurso, arma y herramienta del juego son los Minions, que como ya dije, son una banda de goblins simpáticones, tontos y extremadamente leales que uno puede llamar para que vayan escoltandolo y hagan cosas por uno. Normalmente los Minions hacen todo el trabajo pesado, mientras uno mira y se divierte. Los minions se dividen en 4 tipos según el color y cada uno tiene distintas habilidades: los marrones pegan duro, los rojos tiran fuego y también lo apagan, los verdes son inmunes a veneno y se vuelven invisibles y los azules son una pija pero no se ahogan en el agua.

Para resolver los diversos puzzles del juego, se necesita de la ayuda de uno u otro tipo de minions y además hay combos y estrategias para derrotar a los enemigos que pasan por el buen manejo de estos. Aunque les diré que el Overlord en persona está bastante saladito en combate y en general para lo que requiera fuerza bruta es más fácil hacerlo con este.

El caso es que para reclutar minions, uno necesita Fuerza Vital, unas especies de bolitas de colores (si adivinaron, cada color corresponde a un minion) las cuales se obtienen matando diversas creaturas. La joda es que, hasta este momento, cada zona se especializa en un tipo de fuerza vital distinto, lo que hace que si perdiste muchos minions, o justo necesitaste hacerle upgrades a tu equipo (uno sacrifica minions para obtener ventajas en sus armas), tengas que atravesar todos los putos niveles cosechando bolitas para reponer macacos. Meh.

Entiendo que -dado que es imposible morir- el manejo de recursos es parte de la dificultad del juego, pero a veces se hace pesado cuando estás en un rush dentro de un dungeon y justo entrás en una zona salada y perdés a toda tu tropa.

Tus minions harán lo que les pidas, incluso morir.

Tus minions harán lo que les pidas, incluso morir.

Otro gran fastidio, es el control. Está muy pensado para un gamepad de consola (el juego se publico para ese formato en la Xbox, creo) y la adaptación a PC es medio problemática. Lo peor es que hay varios de los botones que no hay forma de cambiarlos (o sea el coso viene con la opción de re-mappear las teclas, pero no parece funcionar bien) y son justos los más usados, los dos de control de minions y el botón de ataque. Así que llamar o mandar minions cuando uno a su vez intenta defenderse es todo un tema.

La camara es bastante floja, también. No tanto como para cagarte la vida, pero es molesta.

Dicho todo esto, el juego tiene buenos puntos a su favor. Como dije los escenarios están diseñados con muy buen ojo, cada detalle apuntando a ese feel de “pais de cuento de hadas que se fue a la mierda” También los modelos de personaje reflejan eso, desde tu Overlord con su armadura que se va volviendo más pinchuda a medida que acumula corrupción, pasando por los Minions, o los Halflings (bicho malvado y desagradable, si los hay)

En general la música y el sonido están a la par y el voice acting es bastante bueno. El guión, sin ser nada del otro mundo, tiene unos cuantos puntos originales (hay varias vueltas de tuerca de las que no voy a hablar) y cuenta con el aporte de Rianna Pratchet, hija del autor de Discworld, que parece querer seguir los pasos de su padre. Los quests y niveles están bien integrados a la historia y te hacen pensar sin ser imposibles.

En fin, no voy a decir que es el mejor juego que he jugado (correción, que estoy jugando), pero ciertamente, bugs y todos, puede proporcionar unas horitas de entretenimiento.