Archivo para juegos de pc

Update: Mount and Blade.

Posted in Anuncios., juegos de video. with tags , , , on 20/01/2009 by Matías

Puse los screenshots que había prometido en el post de Mount and Blade, así pueden ver los gráficos en toda su precaria gloria.

Cosas que estoy jugando: Mount and Blade

Posted in juegos de video. with tags , on 13/01/2009 by Matías

La empresa sueca Paradox Interactive se especializa en un par de cosas: juegos que se salen un tanto de las normas y proponen ideas y opciones interesantes y a la vez están llenos de bugs o bajos estandares de producción.

Tal es el caso de la serie Europa Universalis, de la que en algún momento voy a hablar y tal es el caso de Mount and Blade.

Mount and Blade es inusual por varios motivos, no el menos importante el hecho de que fue desarrollado en Turkía, por dos aficionados (si, un team de dos, en esta era de juego super-producidos) como un beta gratuito y luego recogido por Paradox para su publicación comercial. Está disponible en versión trial desde la página de Taleworlds, el estudio de este matrimonio turco que desarrolló el juego, y con una clave se puede activar el juego completo (el trial te lleva solo hasta nivel 7) La instalación tendrá como mucho 500 Mb (el archivo tiene 300 y pico de Mb al descargarlo), lo que al lado de las instalaciones tamaño dinosaurio de hoy día, es bastante poco.

¿De que trata el juego? Es una suerte de rpg-lite, ambientado en una tierra que se parece bastante a la Rusia medieval (hay 4 reinos, uno tiene onda rusa, los otros parecen tartaros, los que viven cerca del mar tienen cierta onda vikinga y el otro ni idea porque nunca fui) en donde el objetivo de uno es buscar fama y fortuna. Seps, no hay mucho más trama que esa. En ese sentido se parece a ese tipo de juego sandbox como pueden ser el Pirates de Sid Meier (de hecho podría describirse como “Pirates pero a caballo”)

Obviamente las formas de conseguir esa fama y fortuna son muy variadas, incluyendo la típica de matar todo lo que se mueva, dedicarte a la venta de esclavos, a la venta de productos, peleas en torneos y arenas, hacer quests para los señores locales y otros agentes y cosas así. Por ahora no descubrí todo lo que hay para hacer, pero parece bastante (más que en el Pirates, por ejemplo)

El juego tiene un sistema de creación de personaje del tipo usual en estos casos, basado en puntos que uno distribuye entre atributos, habilidades y proficiencias de armas y ese tipo de cosas. Hay un pequeño cuestionario que uno toma al principio que le da una pequeña historia previa al personaje y determina con que habilidades viene, pero después se gastan los susodichos puntos. Se puede customizar el aspecto del personaje, al menos su cara, con un sistema similar al que me dijeron hay en Oblivion, o al de The Movies.

Los menus no son gran cosa, pero son efectivos. Acá una muestra de la hoja del personaje, en este caso, una especie de tartaro.

Los menus no son gran cosa, pero son efectivos. Acá una muestra de la hoja del personaje, en este caso, una especie de tártaro.

Luego de esto uno aparece en las fronteras de uno de los reinos, con un equipo muy precario y un caballo listo para conquistarlo todo…o morir en el intento. Aunque hasta ahora no vi que mi personaje pueda morir, pero si lo hacen prisionero (en este juego podés hacer prisioneros a los sobrevivientes de una batalla, contratarlos o venderlos al mejor postor)

Como todo juego “indie”, los valores de producción de Mount and Blade son un tanto precarios: casi nada de voice acting, poca música (aunque no está tan mal tampoco), no el mejor interface (sorpresivamente, tampoco el peor, he visto juegos que manejan menos opciones que este con interfaces mucho peores, juegos hechos por estudios importantes cabe aclarar) y sobre todo unos gráficos que están muy pasados de moda (o sea, para mi están bien, los paisajes están bien hechos, los modelos son decentes, un buen manejo de luz ambiente, pero ningun chiche de esos que gustan tanto a los jugadores de juegos de este estilo, nada de partículas, motores de fisica o similares)

Aún así el juego es eficiente en aquello que le interesa y bastante rápido (algúna demora al cargar, pero después, muy poco o nada de lag), el modo de viaje y manejo de party es sencillo e intuitivo y visitar pueblos no es el embole que es en otros juegos: uno puede optar por recorrer el pueblo, a la usanza tradicional o ir a una pantalla donde está todo lo más importante (usualmente la taverna, el castillo del señor, los vendedores y la arena, si hay)

Si se opta por recorrer el pueblo, hay algunas cosas interesantes, como la vez que me topé con un guild master que me dió un muy interesante encargo que lamentablemente está muy por encima de mis posibilidades. Pero lo cierto es que la pantalla de acceso te ahorra el caminar cuando estás en una ciudad por mera burocracia (tipo comprando y vendiendo o reclutando gente)

La vista del mapa, donde tu party está representado por un loco a caballo, con esto se recorre las tierras en que se ambienta el juego.

La vista del mapa, donde tu party está representado por un loco a caballo, con esto se recorre las tierras en que se ambienta el juego.

El resto de la filosofía de diseño tiende a lo mismo, hacer las cosas fáciles y sencillas cuando se pueda. Siendo que el juego no tiene grandes diálogos, cutscenes, o si vamos al caso trama, no hay necesidad de complicarla mucho.

Se puede ver por ejemplo en el combate. Este es bastante detallado, pero a la vez lo suficientemente esquemático como para que los controles resulten sencillos. La camara te enfoca desde atrás (mostrando más que nada hombros y cabeza) y te movés usando las flechas (o el WASD) y mirando con el mouse. Nada nuevo. Los botones del mouse controlan el ataque y la defensa, y un par de teclas más controlan el activar objetos usables, o la interacción con npcs y el salto (la tecla más innecesaria que he visto ya que hasta ahora nunca he necesitado saltar para nada)

Nada mejor que ver el atardecer mientras un monton de mongos te caga a flechazos.

Nada mejor que contemplar el atardecer mientras un montón de mongos te caga a flechazos.

El combate en si puede ser frustrante al principio pues requiere cierta práctica (y un par de golpes te baja, nada de hombres-tanque acá), pero es muy emocionante, ya que si bien es posible apretar el botón como un bruto hasta conectar un golpe y ganar, no es la táctica más saludable, siendo preferible aprender a parar y preparar los golpes, maniobrando fuera del alcance del enemigo y tratando de asumir posiciones ventajosas. El menú de opciones permite graduar que tan inteligentemente se comporta el oponente, a que velocidad va el combate y cuanto daño te hacen, cosa de que el juego se adapte a la habilidad de cada uno.

Dos cosas sin embargo hacen que el combate destaque en este juego: el combate montado y las batallas. El setting es uno de hombres a caballo y ser un buen jinete es una habilidad indispensable. Los caballos están muy logrados, no solo a nivel de animaciones sino también de control. Si bien no es absolutamente realista (desde ya los caballos no se cansan y no pierden el control o se tropiezan si chocan), la sensación de estar ahí cabalgando está muy lograda, sobre todo cuando uno derrapa en una colina buscando una mejor posición para entrar en una refriega donde 25 o más soldados luchan…

Acá formando con la tropa, antes de que nos rompan el cuerpo.

Acá formando con la tropa, antes de que nos rompan el cuerpo.

Ese es el otro aspecto interesante, pues Mount and Blade se basa alrededor de formar tropas. Allí por donde uno vaya, existe la opción de reclutar gente que se una a tu causa, por una paga. Divididos en tropas comunes y héroes (o sea personajes como uno, con nombre y habilidades), uno los lleva a donde va y cuando se pelea se pelea en grupo. Cuando una batalla ocurre, uno maneja a su personaje (usualmente montado a caballo, aunque puede desmontar si es necesario) y combate a la par de sus soldados, a los que se les puede dar ordenes (tipo “quietos”, “carguen” y cosas así) por medio del teclado, de forma muy sencilla y agil.

Para ser un título de bajo presupuesto, el programa maneja estas batallas muy bien. No solo son rapidisimas teniendo en cuenta que estamos hablando de peleas donde puede haber unas 100 o más entidades distintas, sino que la IA es bastante buena (también ayuda el que no haya friendly fire, cosa de que uno no tenga miedo de cargar cerca de su gente, si ya se, poco realista pero bueno) y no la he visto cometer esos errores estúpidos que plagan a las IA de otros juegos (supongo que tiene que ver conque en si lo que hace es poco complejo) En todo caso, las batallas campales son espectaculares y el punto alto del juego, aunque están advertido…no son fáciles de ganar, y en los primeros niveles es mejor atacar enemigos en inferioridad de condiciones, si es que se puede elegir.

Bueno, para terminarla acá por hoy (capaz más adelante posteo algo si termino el juego), para la gente que está un poco aburrida de las ofertas típicas o busca algo inusual, les recomiendo el juego que además parece ser muy modificable (había mods incluso antes del release oficial) Esperemos que a esta gente de Talesworld les vaya modestamente bien, cosa de que puedan hacer otros juegos igual de interesantes que este, pero con mejores valores de producción.

PD: cuando pueda voy a poner algún screenshot para que vean como luce el juego. Además estos bloques de texto tan largos son aburridos.

Post-postdata: Bueno, acá tiré un par de capturas. También he hecho unos cuantos progresos en esto, pero eso lo dejo para otro post.

Cosas que estoy jugando: Overlord.

Posted in juegos de video. with tags , , on 13/01/2009 by Matías

O mejor titulado “cosas que estaría jugando sino fuera porque a mi puta computadora se le ha dado por dejarme parado” Al parecer mi máquina tiene alguna cosa que hace que cuando arranco a jugar juegos, se corta a la, digamos media hora, o como mucho a la hora. Al principio pensé que era un tema de explote general, pero la computadora anda fenómeno a otros niveles. En cambio cuando engancho alguna aplicación con uso de directX se hace pomada, o sea se apaga de golpe.

Pero dejemos de lado y pasemos a hablar de lo que me interesa, que es el jueguito este, el Overlord para PC.

La idea del juegito en cuestión, publicado por Codemasters, es darle la vuelta un poco a los típicos juegos de temática fantástica, donde una banda de heroes se enfrenta a un Oscuro y Siniestro Señor del Mal. En este juego en cambio, uno es dicho Señor del Mal (“Overlord” es una contracción de “Evil Overlord” que quiere decir algo así) que se acaba de despertar después de que un grupo de aventureros lo derrotara. Con la ayuda de un puñado de fieles lacayos (los minions son unos simpáticos goblins de diversos colores) la idea es reconstruir tu imperio y de paso vengarte de tus antiguos enemigos que, oh ironía, se han vuelto unos villanos ellos mismos.

El jueguito está bastante bien. Solamente bien, no es nuclear, ni uno de esos juegos que uno juega sin parar. La idea es muy divertida, pero se queda medio en los papeles, en el sentido de que -por lo menos hasta donde yo jugué- las opciones para ejercer tu villanía son muy binarias. O uno es un buen samaritano -de armadura pinchuda, pero samaritano al fin- o uno va matando peasants por ahí como uno de esos jugadores de rol re pija que se creen que ser malvado es ir riendose como loco mientras uno patea perritos.

Puede ser que yo haya jugado poco, y después haya chances de hacer villanías como se debe, pero la verdad, falta la parte de Evil en Evil Overlord.

Y también la parte de Overlord, pues el juego se basa en hermosamente diseñados escenarios que uno debe ir recorriendo con sus minions (que tienen pinta de goblins simpaticones) ya sea interactuando y haciendo quests o ya sea matando todo lo que se mueve. Por lo tanto no hay lo que se dice un componente estratégico de macromanagement en este juego. Aclaremos, de por si no hay nada malo en eso, pero como que si a mi me dicen “por fin vas a poder jugar a un autentico Señor del Mal” yo me figuro un juego en el que me paso más tiempo controlando las cosas desde mi torre, tal cuál juego de estrategia en vez de pasarme sembrando el terror entre las ovejas de la campiña…

Hablando de ovejas, el principal recurso, arma y herramienta del juego son los Minions, que como ya dije, son una banda de goblins simpáticones, tontos y extremadamente leales que uno puede llamar para que vayan escoltandolo y hagan cosas por uno. Normalmente los Minions hacen todo el trabajo pesado, mientras uno mira y se divierte. Los minions se dividen en 4 tipos según el color y cada uno tiene distintas habilidades: los marrones pegan duro, los rojos tiran fuego y también lo apagan, los verdes son inmunes a veneno y se vuelven invisibles y los azules son una pija pero no se ahogan en el agua.

Para resolver los diversos puzzles del juego, se necesita de la ayuda de uno u otro tipo de minions y además hay combos y estrategias para derrotar a los enemigos que pasan por el buen manejo de estos. Aunque les diré que el Overlord en persona está bastante saladito en combate y en general para lo que requiera fuerza bruta es más fácil hacerlo con este.

El caso es que para reclutar minions, uno necesita Fuerza Vital, unas especies de bolitas de colores (si adivinaron, cada color corresponde a un minion) las cuales se obtienen matando diversas creaturas. La joda es que, hasta este momento, cada zona se especializa en un tipo de fuerza vital distinto, lo que hace que si perdiste muchos minions, o justo necesitaste hacerle upgrades a tu equipo (uno sacrifica minions para obtener ventajas en sus armas), tengas que atravesar todos los putos niveles cosechando bolitas para reponer macacos. Meh.

Entiendo que -dado que es imposible morir- el manejo de recursos es parte de la dificultad del juego, pero a veces se hace pesado cuando estás en un rush dentro de un dungeon y justo entrás en una zona salada y perdés a toda tu tropa.

Tus minions harán lo que les pidas, incluso morir.

Tus minions harán lo que les pidas, incluso morir.

Otro gran fastidio, es el control. Está muy pensado para un gamepad de consola (el juego se publico para ese formato en la Xbox, creo) y la adaptación a PC es medio problemática. Lo peor es que hay varios de los botones que no hay forma de cambiarlos (o sea el coso viene con la opción de re-mappear las teclas, pero no parece funcionar bien) y son justos los más usados, los dos de control de minions y el botón de ataque. Así que llamar o mandar minions cuando uno a su vez intenta defenderse es todo un tema.

La camara es bastante floja, también. No tanto como para cagarte la vida, pero es molesta.

Dicho todo esto, el juego tiene buenos puntos a su favor. Como dije los escenarios están diseñados con muy buen ojo, cada detalle apuntando a ese feel de “pais de cuento de hadas que se fue a la mierda” También los modelos de personaje reflejan eso, desde tu Overlord con su armadura que se va volviendo más pinchuda a medida que acumula corrupción, pasando por los Minions, o los Halflings (bicho malvado y desagradable, si los hay)

En general la música y el sonido están a la par y el voice acting es bastante bueno. El guión, sin ser nada del otro mundo, tiene unos cuantos puntos originales (hay varias vueltas de tuerca de las que no voy a hablar) y cuenta con el aporte de Rianna Pratchet, hija del autor de Discworld, que parece querer seguir los pasos de su padre. Los quests y niveles están bien integrados a la historia y te hacen pensar sin ser imposibles.

En fin, no voy a decir que es el mejor juego que he jugado (correción, que estoy jugando), pero ciertamente, bugs y todos, puede proporcionar unas horitas de entretenimiento.