Archivos para watchmen

Watchmen, parte 2

Posted in Libros, comics y películas. with tags , , , on 20/04/2009 by Matías

Sigo acá con lo empezado en el post anterior. Ahora me refiero a cosas que me parecieron decentes o elogiables al menos.

Los famosos cambios al final, no me molestaron tanto: Digamos que teniendo en cuenta que sacaron casi todo lo que explicaba o justificaba el final original, el plot twist al que recurrieron se ajusta bastante bien a esta versión.

La escena en si…tiene altibajos. Hay partes que está bien, otras que están sobre estiradas.

Lo que si es un buen logro es la escena final de Rorschach. Te diré que me pareció mejor que la de la historieta. En parte es el actor, Jackie Earl Haley que hace un muy buen trabajo como el objetivista (y ultra psicotico) Rorschach. Digamos que en la historieta te quedaba una idea de “pero que llorón es este tipo” mientras que en la película se siente realmente la indignación cuando lo manda a cagar a Manhattan (También ayuda el hecho de que acá Ozymandias es un pelotudo de quinta, mientras en el comic era un mastermind finé)

Yendo al caso, el cast está muy bien: Salvo Goode, todos los demás están re convincentes en su roles, empezando por el Comedian. Actuaciones sólidas, los físicos adecuados, bien caracterizados, en fin. Una pena Ozymandias.

El Dr. Manhattan: Que podría haberlo arruinado todo, en cambio, está muy bien. Kudos a Billy Crudup y al departamento de maquillaje y CGI por el logro. También a los guionistas y el director, que llevaron bastante bien las secuencias con Manhattan, que es el personaje difícil.

La ambientación, los props, en fin todo lo visual: Diez puntos. Conserva la estética del comic haciendola funcionar en imagen real. Bien por la recreación de los 80’s tempranos. Como alguien que vivió en esa decada se siente autentica. Se habla mucho en crítica sobre que lo visual es superfluo en una película, pero la verdad nunca entendí de que hablan. El cine es un arte visual y es el arte de mostrar las cosas de la forma más adecuada a lo que se está contando. Por supuesto que si hay contenido es mejor y existen muchos estilos visuales distintos según el tipo de película, pero no quita que Watchmen está hecha a todo culo y se mataron para lograr que estés dentro de la tira (o una versión pasada a filtro oscuro)


Las secuencias de inicio: Ironicamente, las únicas dos que no tienen nada que ver con el material original (aunque la muerte del Comediante se ve en flashbacks) El montaje historico/retrospectivo de los créditos es muy lindo y le da un poco el feel de docudrama que tenía a veces la serie, con aquellos documentos falsos al final de cada número y que al resto de la película le falta en abundancia.

La banda de sonido: Nuclear, desde las obligadas canciones que aparecian en el comic (aunque se extraño Elvis Costello y no me di cuenta de si pusieron Desolation Row o no), pero también otras, en especial toda la basura ochentosa (con todo respeto) que suena de fondo y pone el ambiente de época. La intro con Times are a’ changin’ de Dylan. En si, poca musica orquestal a la Hollywood (con todo el respeto y el amor que les tengo a John Willians, Hans Zymmer y Newton-Howard, a veces llenan los huevos) Y por supuesto la mejor versión de All Along The Watchtower.

La acción: más allá de los comentarios sobre la brutalidad extra; el monto de acción y escenas de combate es el correcto (capaz hay una escena gratuita en la prisión, pero vamos, a nadie le molesta ver un poco de buena piñata) sin excederse en lujos y conservando el aire de brutalidad práctica que tenían los personajes de Watchmen, con la salvedad de Ozymandias que era un maestro de las artes marciales.

El tono en general: Snyder entendió que esto es una película descontructivistas y salvo un par de momentos de “yeah, we rock” la idea que da de los vigilantes enmascarados y superheroes serían gente mucho menos linda que lo que los comics normales nos tienen acostumbrados a creer.  Como único defecto es que capaz Snyder se queda más con el “human nature sucks” de Rorschach y el Comediante, cuando en realidad el comic daba muchos más mensajes además de ese, y al final terminaba desmintiendolo, aunque fuera en parte. Pero con todo, deja planteada algunas ambiguedades y no se tira a trazar la gran línea del blanco y negro.

Bueno, hasta acá el comentario completo de Watchmen, tal como lo vi yo. Es una visión muy nerd, de alguien al que le gustó mucho el comic en su momento y quien suele ser bastante fifí con el tema cine. Otros opinarán otras cosas y probablemente con razón. Incluso es probable que yo opine cosas distintas si la vuelvo a ver (aunque no me llama a hacerlo, signo de que no me gustó tanto) En todo caso, da para pasar una tarde entretenida, siempre y cuando no tengas espectativas de ver una de super-héroes típica con acción supernuclear y frenética y sino esperás una buena adaptación de Watchmen.

“Tenías una visión ideal de Watchmen! Pero la mutilaste!”

Posted in Libros, comics y películas. with tags , , , , on 19/04/2009 by Matías

Es un poco sensacionalista el título, pero me quedó la frase del Búho en la mente y me pareció un buen título.

Watchmen publicada durante 1986-87; es una de las niñas mimadas de los nerds comiqueros. En su momento, fue una historia que rompió muchos moldes y que se incluye dentro de ese movimiento llamado “descontructivista” que consiste en tomar los clichés de un genero y hacerlos pelota (un ejemplo en cine podría ser The Unforgiven y los westerns) mientras que al mismo tiempo se cuenta una maravillosa historia de dicho genero o estilo.

Es un arte difícil, porque puede salir muy, muy mal. El caso es que con Watchmen a Alan Moore le salió muy, muy bien.

Hoy día está lleno de historias sobre super-heroes violentos, traumados y ambiguos, con tramas políticas y reflexiones sobre la naturaleza humana. Ese fue justamente el legado de Moore (un legado del cuál el tipo ha tenido tiempo de arrepentirse, porque la mayoría de esos comics son una reverenda garcha) cuando agarró a los personajes de la compañía Charlton (propiedad de DC), un grupo de personajes trasnochados a los que nadie les daba mucha pelota y los dio vuelta de cabeza (y con ellos al género entero de los superheroes) usándolos (aunque disfrazados, pues DC se negó a permitir su uso tal cuál eran) en Watchmen, una historia alternativa ambientada en los últimos meses de 1985, en un mundo a la vez mejor (sin polución, sin escasez energética, etc) y peor (el mundo está aún más al borde de una guerra nuclear de lo que estuvo el nuestro, Richard Nixon es todavía presidente, etc) donde se trata de ver como serían realmente los superheroes de existir y como afectarían el mundo (el hecho de que sea un timeline alternativo está explicado en parte por las actividades del los vigilantes enmascarados y el único superheroe real, el Dr. Manhattan)

A lo largo de esos 12 números, Moore (y el inglés Dave Gibbons, usual compañero de aventuras de Moore en aquellos tiempos) se dedica a dar cátedra de como contar una puta historia de superheroes. Watchmen es una de esas pocas historias que no tiene absolutamente ningún fallo narrativo.

Ojo, puede dejarte totalmente frío y se que hay mucha gente que ha visto la densidad del texto y se han echado atrás. Pero, lo que es a nivel mecánico, la historia es redonda, sin cabos sueltos, cada pieza encaja en su lugar (incluso los dibujos de Gibbons, algo sosos en un sentido, pero llenos de pequeños detalles) y más de una vez a leerla uno se encuentra diciendo “Moore, hijo de puta!”

Pero bueno, esto no es para hablar de Watchmen: el comic (más allá de mi absoluta recomendación del mismo) y si para hablar de Watchmen: la película.

Más allá del título del post, este no va a ser un post de “hijos de puta, la arruinaron!1!!!” ni mucho menos. Digamos que más allá de los desacuerdos con ciertas cosas que hace Snyder con la película, he visto peores adaptaciones. Además de que era una apuesta difícil. Es un comic largo, con mucha cosa, un producto muy de su medio (digamos hay cosas que funcionan muy bien en una página de historieta y no tan bien en la pantalla) y que para adaptar con la misma clase tal vez debería hacerse en formato miniserie.

Tal como está, sin embargo se le pueden objetar cosas.

QUE CONSTE, SI BIEN NO ME DEDICO A SPOILEAR SISTEMÁTICAMENTE LA PELÍCULA, ALGUNOS COMENTARIOS NO SE PUEDEN HACER SIN REFERÍR A LA TRAMA. ASÍ QUE ESTÁN ADVERTIDOS.

Sin orden en particular:

El set-up: O lo que vendría siendo lo mismo, las partes de la película que sirven para generar tensión para los momentos claves. A veces Snyder pierde el tiempo en pajerías y después liquida escenas dramáticas en 2 minutos (ver: toda la escena de Rorschach en prisión y la historia de su origen) Ojo, en justicia, no podría señalar que haya escenas gratuitas estiradas. Es más bien cambios en la secuencia o el tiempo que hacen que cosas que podrían haber ido a un pace más relajado, vayan a mil por hora.

Los diálogos: Cuando se adapta material al cine, hay dos soluciones a seguir con los diálogos. O se usan a full, o no se usan, tomando el concepto de lo que se dice (y capaz la frase clave) pero alterando la secuencia y el wording exacto. Al decir de un amigo “A Full o Nada”

Lo que es medio beretta es empezar el diálogo y la escena como viene en el libro y después a la mitad cagarse en el mismo sin muchas razones. Siendo que en el comic los diálogos aunque extensos, tenían buenos remates, que anudaban el diálogo y servían para cerrar y pasar a otra cosa.

Acá Snyder arranca usando el parlamento literal (pero muchas veces cambiando la escena) y después cuando va a usar el remate….lo extiende y lo mete minutos después, o lo mete muy mal. Pasa con “The Comedian is dead”; “What?” y “What happened to the american dream?”

Los diálogos inventados no son mucho mejores, se nota mucho la diferencia.

El feel JLA: no se como definirlo, pero digamos que no existía un grupo llamado The Watchmen, ni los personajes estaban muy acostumbrados a pensar en si mismos como super-amigos.

Ni en pedo el Dr. Manhattan, ultra custodiado por las Fuerzas Armadas se dedicaría hacer research con Adrian Veidt, más teniendo en cuenta que a Manhattan le importa dos carajos todo. Silk Spectre pasa de decir que no le gusta ser superheroe, a sonreir en estilo “Fuck Yeah” cuando ella y el Búho patean culos en la prisión (cosa que es como el opuesto a la reacción de Laurie en la historieta)

Tampoco engranan a esa velocidad el tema de la conspiración, cosa que en el comic les toma un montón de tiempo aceptar (cosa que en el fondo era razonable, porque la conspiración no es tal) Entiendo que no haya tiempo para divagar 3 horas, pero un termino medio.

Y toda esa historia de la guerra nuclear… en el comic varios de los vigilantes son ciudadanos comunes (o sea hace ya años que llevan retirados y si bien conservan sus skills, no ejercen ni quieren ejercer hace tiempo) con ninguna clase de poder político (y lo saben); otro es una entidad quasi-divina a la que le importa todo un bledo (y es el centro del problema) y el otro es (era) un mercenario amoral que trabaja para el gobierno. No son gente que tome actitudes de “Tenemos que parar esto!”

Pero bueno, son más bien detalles, aunque molesta un poco el tono.

El gore: Watchmen era un comic muy brutal, con bastante violencia y muerte gráfica y mucha violencia y muerte implicita. Igual, el talento de Moore (como en el de tantos buenos narradores) estaba en muchas veces sugerir para que después te cayera la ficha.

Snyder no hace nada de eso; en cambio trata de competir en extreemness con el comic, a ver si puede meter más sangre y más crueldad. Así, el femur de la niñita roído por los dos pastores alemanes se transforma en una pierna entera con zapatito y todo, como si el espectador no pudiera sacar sus propias conclusiones. O cuando Larry (creo que así se llamaba) queda atascado en la puerta de la celda, en vez de matarlo y luego soldar a travez, no, le cortan los brazos en vivo con una cortadora de fierro, con el consecuente chorro de sangre.

Capaz me estoy volviendo viejo, pero me pareció sumamente gratuito, siendo más cuando las escenas en si eran horribles. Supongo que es la impronta de director de pelis de zombies de Snyder.

El Porno Soft-core: ya que estamos, no se por qué; la escena de Nite Owl y Silk Spectre haciendo el amor en el Owlship (que en el comic está) acá me pareció demasiado larga en innecesaria. Y eso que a mi me gusta el porno.

El origen de Rorschach: o más bien, toda la parte en que lo cuentan. Muy apurada y sobrecargada. En especial como de sopetón pasa a la parte del secuestro donde R. larga el parlamento barato (aunque bastante en consonancia con el Question original, el personaje sobre el que Rorschach está basado) ese de: “A los hombres se los arresta. A los perros se los ejecuta”

A parte de que ya sabemos como le gusta a Snyder masturbarse con sus fantasías reaccionarias (aunque otra vez, el personaje es así, más allá de que Snyder lo toma sin mucha ironía); arruina la escena pues hace que Rorschach quede como un autentico blandito, comparado con la escena original (vayan y leanla, me van a dar la razón)

Ozymandias: justo la pata más floja de la película. Ozymandias es un personaje clave, por muchos motivos y…. bueh, justo es donde falla más la película.

Empecemos por el actor: Matthew Goode. No me parece que sea un mal actor, pero está como que re fuera de rol. Ozymandias es, supuestamente, en el sentido original de término, un super-hombre. Es un tipo que gracias a su determinación, grandes aptitudes y conocimientos, alcanzó el máximo potencial humano (piensen en Batman) Su aspecto, dibujado por Gibbons, es de tal. En muchos sentidos es la idea del Ario que tenían los nazis.

Goode digamos que… se queda. O sea, es imposible en general competir con un personaje dibujado en los estandares idealizados de comic, lo que no quiere decir que no existan películas que hayan hecho buenos intentos de dar vida a superheroes. Uno ve a Robert Downey en Iron Man y es un creíble Tony Stark. Hugh Jackman es un tolerable (y más) Wolverine. Christian Bale pasa bien como Batman (ayuda que de Batman hay mil y una versiones); Christopher Reeves fue un adecuado Superman para su época.

Goode no da mucho la talla, realmente, ni cuando es Ozymandias, ni cuando es su alter-ego, el refinado, cosmopolita y carismatico (aunque algo soretón) Adrian Veidt.

El traje no lo ayuda mucho. La mayoría de las decisiones de vestuario de la película fueron super acertadas, en el estilo de películas actuales donde los super-heroes llevan mucho latex, cuero y colores oscuros. El traje de Ozymandias en cambio está malisimo, sobre todo porque justamente no es un traje que se lleve bien con esa escuela. En el comic, se trata de una vestimenta hecha para sugerir la majestad combinada de los faraones y los reyes griegos, mucho oro y purpura. Acá en cambio parece un traje de superheroe genérico con una capita.

****Warning, ultra spoilers****

Después viene el tema del guión. En el comic Ozy, es una subversión al villano típico de comics. Es un super-heroe que supo ser lo más bueno y excelente que tenía el mundo de los vigilantes de Watchmen para dar. Y que por motivos totalmente altruistas (aunque combinados con orgullo desmedido, la típica hubrys griega) se convierte en el villano del comic. Todo esto con un backstory bastante elaborado, un buen detalle de en que creía y cuales eran sus métodos, etc, etc.

Acá Ozymandias es un afectado pseudo-liberal (cosa que en el comic era más bien una imagen) que larga discursos típicos de super-villano, y cuya motivación, más allá de un primario “Yo puedo resolver todo” no está muy detallada. Encima, Snyder opta por mostrarlo poco, para que la gente no se fije en él y por lo tanto el shock de la revelación está bastante mitigado.

Falta de la gente común: Por llamarlo de alguna manera. Watchmen intercalaba a lo largo de sus páginas, los plots conspirativos con las vidas u ocurrencias de un pequeño puñado de ciudadanos comunes, como el diariero y el niño que lee los cuentos del Black Freighter (que si hicieron bien en sacar), o los canas, o el psicologo (que solo aparece para que veamos que hardcore es Rorschach) y que mostraban la perspectiva de la gente común sobre lo que estaba pasando (otra cosa en la que Watchmen fue innovadora cuando salió) y que puntuaban un poco las escenas con gente en mallas. Además, era la gente que veías palmar en el gran final.

Acá, todo son superheroes. Me dirán que es lo que interesa y es cierto, pero le quita un poco de contraste, y hace que Watchmen se sienta como otra más de superheroes solo que con largos parlamentos y escenas grotescas. Además queda re-frío el apocalipsis cuando no ve morir a nadie por el que hayas desarrollado empatía.

Igual la presencia de varios de esos personajes me hace creer que algunas de esas escenas estarán en el director’s cut.

La falta de escenas silenciosas: Como pasa con los dialogos, Snyder se las arregla para cagar las escenas más cinematográficas y chaposas de Watchmen, que son las páginas sin dialogo en las que Moore desarrolla secuencias que bien pueden ser filmadas como están. La palma se la lleva desplazar el monólogo inicial de Rorschach a la escena donde este investiga el departamento del Comediante.

Hasta aquí más o menos lo que me disgustó o me hizo pensar a Watchmen como una mala adaptación y una película medio del montón.

En el próximo post de la serie, las cosas que no me parecieron tan mal.